Jugar, escuchar y sentir. Música adaptativa y emociones

La música es uno de los recursos fundamentales de los videojuegos para crear conexiones emocionales significativas con los jugadores. Investigaciones realizadas en las últimas décadas, como las de Jørgensen (2008), Collins (2008) o Calleja (2011) entre otros, han demostrado que la inmersión afectiva con el juego depende en buena medida de factores sonoros. Las emociones provocadas por la música poseen un alto grado de subjetividad y están sujetas a numerosas variables culturales o psicofísicas. El audio de los videojuegos necesita, sin embargo, reducir cualquier contingencia para poder apoyar aquellas emociones que sean necesarias en cada momento del juego. Comprender el valor afectivo que la música provoca en el jugador adquiere, por tanto, una gran importancia a la hora de planificar el diseño y desarrollo de un videojuego.

Emplear técnicas de música adaptativa supone, a priori, poder acomodarse de un modo más dinámico a las emociones que se provocan en momentos concretos. Al conectar determinados elementos musicales con las variables del juego se consigue no solo crear una cantidad importante de música diferente a partir de elementos musicales limitados —por ejemplo, modificando el tempo, añadiendo o suprimiendo partes instrumentales o cambiando la altura de un determinado pasaje— sino también que los contenidos musicales puedan acomodarse a los niveles de tensión que se generan en cada momento, tal y como puede apreciarse, por ejemplo, en esta secuencia de Super Mario Galaxy 2 (Nintendo 2010), en donde el tempo musical se adapta a la velocidad que el personaje va requiriendo para conseguir sus objetivos (Ejemplo 1).

Ejemplo 1. Ejemplo de música adaptativa en ‘Super Mario Galaxy 2’.  

Continuar leyendo “Jugar, escuchar y sentir. Música adaptativa y emociones”